angie_magaña 0 points 10/11/2016 2 visitas Informe

Los conflictos bélicos más grandes y sanguinarios por los que ha pasado la humanidad son, sin duda, las Guerras Mundiales del siglo XX. Desde el comienzo en 1914 de la I Guerra Mundial, hasta la finalización de la II Guerra Mundial, en 1945, se calcula que perdieron la vida unas 90 millones de personas.

Tristemente, es en época de guerra cuando la humanidad suele experimentar sus avances más rápidamente. Tanto las necesidades que se generan, como otras ya existentes hacen que las empresas desarrollen su inventiva al máximo. Muchas veces por hacer experimentos para crear armas poderosas o productos militares, ya sea por error o coincidencia, se terminan creando productos a los que se les puede dar un uso distinto.

Hoy en día existen productos de uso cotidiano, que tuvieron su origen en estos conflictos. Les presentamos 10 productos de uso diario inventados o popularizados en las Guerras Mundiales. La mayoría de ellos siguen siendo muy útiles hasta en nuestros días y que seguramente no sabías que su origen se lo debemos a una Guerra Mundial.

1. Sopas Instantaneas

Crédito: La Voz del Muro

El nombre de Momofuku Andō es muy probable que no les suene a nada. Nacido en 1910 en Taiwán, Andō se mudó a Japón cuando tenía 23 años. Allí fundó la empresa Nissin y, poco años después, sacó al mercado la primera sopa de fideos instantánea, llamada chicken ramen. Su objetivo era poder paliar los efectos de la hambruna provocada por la finalización de la II Guerra Mundial.

2. Las papas fritas de McDonalds

Crédito: La Voz del Muro

John Richard Simplot era el encargado de suministrar verduras deshidratadas al ejército norteamericano durante la II Guerra Mundial. Esto hizo crecer enormemente su empresa, llamada JR Simplot, lo que finalmente le llevó a firmar un contrato con Ray Kroc en 1970, convirtiéndose en el principal proveedor de papas fritas de la empresa McDonald’s.

3. Fertilizantes químicos

Crédito: La Voz del Muro

Cuando la II Guerra Mundial llegó a su fin, la humanidad se encontró con una enorme cantidad de maquinaría destinada a producir municiones y armas. Adaptando estas máquinas se consiguió llevar a cabo la síntesis del nitrógeno a precios económicos. De este modo, empezó a ser tremendamente rentable el uso de estos fertilizantes y la producción de vegetales aumentó exponencialmente.

4. Tampones femeninos

Crédito: La Voz del Muro

Aunque el uso de tampones en la higiene femenina se conocía desde la antigüedad, no fue hasta después de la I Guerra Mundial cuando empezaron a comercializarse de forma masiva. La empresa Kimberly-Clark Corporation inventó en 1914 un material llamado cellu-cotton. Este producto se utilizaba para vendar a los heridos. Así mismo, las enfermeras también lo usaban en su higiene personal, debido a su extraordinario poder de absorción. Cuando el conflicto terminó, la empresa se vio con un exceso de cellu-cotton y decidió, inspirado por las enfermeras, crear las primeras compresas. A finales de 1930 la empresa Tampax quiso mejorar las compresas y utilizó este material para empezar a producir los primeros tampones.